Noticias

En 2014 la industria crecerá menos del 5% por el incremento de costos de producción y fuerte competencia

12.Dic.2014

Presidente de la CNI en conferencia de prensa 14.dic.2014

Presidente de la CNI en conferencia de prensa 14.dic.2014

El presidente de la Cámara Nacional de Industrias (CNI), Mario Yaffar, presentó hoy el Informe Anual de Evaluación de la Industria Manufacturera, donde manifestó su preocupación porque en la gestión 2014, el aumento en los costos de producción y la fuerte competencia en el mercado interno fueron los factores primarios que restaron dinamismo a la industria manufacturera boliviana.

En este contexto, la CNI estimó que la industria manufacturera reducirá su tasa de crecimiento de 5,8% en 2013 a menos de 5% en 2014. Los rubros que registraron mayor crecimiento industrial fueron alimentos y bebidas alcohólicas, cemento y metal mecánica y los rubros que experimentaron regular crecimiento fueron medicamentos e industria gráfica.

El rubro textil fue el sector con menor crecimiento. Los departamentos que experimentaron mayor ritmo de actividad industrial fueron Santa Cruz, La Paz y Cochabamba y los departamentos con menor crecimiento industrial fueron Tarija, Potosí, Chuquisaca, Beni y Pando.

Costos y competencia

Por una parte, el aumento en los costos de producción que resta dinamismo a la actividad industrial son consecuencia: 1) del incremento gradual y sostenido de los costos laborales (aumento salarial de 10% al haber básico, 20% al salario mínimo nacional, y el segundo aguinaldo); 2) del incremento de los costos de insumos y materia prima nacional e importada; 3) del aumento de los costos de arrendamiento de bienes inmuebles; 4) de la suba de los costos de transporte, logística, servicios y estibaje, entre otros factores.

El incremento de los costos de producción se alimenta, a su vez, por los visos de enfermedad holandesa que experimenta el país.

En 2014 existió escasez de mano de obra industrial, puesto que la mano de obra migró a sectores como la minería, economía de la coca y construcción que pagan mayores salarios.

Por otra parte, la fuerte competencia en el mercado local que afecta a la industria nacional se caracteriza por: 1) La expansión del contrabando, 2) El incremento de las importaciones, 3) El crecimiento de la informalidad, y 4) La devaluación del tipo de cambio en países vecinos.

El resultado es una competencia desleal y desigual en desmedro de la industria formal. La balanza comercial industrial manufacturera (bebidas y alimentos) en 2014 arroja un saldo negativo de 69,9 millones de dólares.

Entre los factores secundarios que en 2014 restaron dinamismo a la industria nacional, agrega el Informe se encuentran: – El control de precios que desincentiva a la inversión privada. – Las señales de expansión de la inversión estatal en empresas públicas industriales. – El cerco normativo que presiona cada vez más al sector formal. – La sobrefiscalización y las multas y sanciones tributarias a empresas formales. – La falta de una mayor coordinación público-privado en la formulación de políticas públicas. – El D.S. 1754 sobre la posibilidad de conversión de empresas privadas a empresas sociales.

Economía e industria

La CNI en su Informe pondera el crecimiento económico y la estabilidad de precios en 2014 y evalúa el impacto de cuatro variables económicas relevantes y su impacto sobre la industria manufacturera: 1) Crecimiento, 2) Inflación, 3) Tipo de cambio y 4) Empleo. Crecimiento del PIB En 2014 se registró un crecimiento del PIB de Bolivia a niveles notorios en la región.

Este aspecto es positivo para el país; sin embargo, el crecimiento actual es una combinación de escasos factores: los ingresos derivados de la venta de gas y el intenso movimiento de la demanda interna que se traducen en ingresos para el Estado vía impuestos y gravámenes a la importación y la política de redistribución de ingresos que aumentan el dinamismo del motor interno de la economía.

La CNI considera que la disminución de los precios internacionales del petróleo reducirán el ritmo de crecimiento de la economía, sin embargo, en lo inmediato, no será una desaceleración fuerte, puesto que el modelo económico actual se sustenta en una tercera parte en la economía del gas y en dos terceras partes restantes provienen en la demanda interna.

Es de esperar que en 2015 la actividad económica crezca a las tasas que el Gobierno espera del 5,9%. El crecimiento, incluso, debería ser superior al 6%, si el Gobierno mejora la recaudación tributaria incorporando a los informales y, por otro lado, luchando de manera más intensa contra el contrabando. Se requiere un crecimiento con acompañamiento público-privado.

Estabilidad de precios

En 2014 se espera que la inflación cierre alrededor del 4,5%. Un alto nivel inflacionario es un impuesto-castigo que paga la población de un país porque es ciego y regresivo; pero, por otro lado, el crecimiento de precios es también un sinceramiento de la realidad del país. Las medidas impuestas al respecto, especialmente las relacionadas con la imposibilidad de subir los precios finales de varios productos, sólo generan un desincentivo para las empresas que los producen.

Tipo de cambio

Es previsible que el tipo de cambio en 2014 y 2015 se mantenga estable en Bs 6,96 por un dólar, al igual que en los últimos tres años. La falta de movimiento del tipo de cambio en los últimos años ha conducido al crecimiento de las importaciones legales e ilegales.

En este escenario la población puede adquirir productos importados baratos en desmedro de la producción nacional que enfrenta una competencia desleal y desigual. Empleo Es evidente que el importante nivel de la actividad económica genera una alta ocupación de la población. Los indicadores señalan que existe sólo un 3,2% de población desocupada.

Es importante remarcar que la población está ocupada, no empleada en el sentido estricto que tiene un empleo de calidad. La cobertura de la seguridad social de corto plazo y de las AFPs o seguridad social de largo plazo no muestran grandes avances con respecto a lo que sucedía 10 años atrás. Sólo uno de cuatro personas ocupadas recibirán el segundo aguinaldo.

Existe inestabilidad y una base precaria del nivel de empleo en el país. En la medida que la empresa privada, generadora de fuentes de empleo estable, digno y de calidad, no se expanda, las actuales acciones son sólo parciales que están sujetos a las variaciones que el actual modelo económico pueda ofrecer. Coordinación público – privada Subsiste la necesidad de profundizar en los próximos años la coordinación público – privada en temas de normativa jurídica, inversión, infraestructura, financiamiento, educación, tecnología, apertura de mercados, entre otros.

En particular se requiere una política nacional de industrialización y una política salarial como instrumentos idóneos y concretos para no restar dinamismo a la industria y fomentar el empleo digno para los trabajadores, incentivar la inversión y el incremento de la producción.

El sector industrial ratifica su compromiso de contribuir al crecimiento y desarrollo nacional, razón por la cual seguirá apostando a la producción “Hecho en Bolivia” en el marco de la Coordinación Público – Privada.

Comparte este artículo

Los comentarios estan cerrados.

Noticias destacadas

Ver todas »

Revista industria

Ver más »

Revista Industria No. 23

Adjunto la Revista No 23 correspondiente al mes de diciembre de la gestión 2016. Descargar PDF...

Ver más »
30.Dic.2016

Tablas económicas

Ver más »

Tabla Industrial No. 8

Adjunto la Tabla Industrial No. 8. “En los últimos 10 años Bolivia exportó suministros industriales por...

Ver más »
18.Jul.2017

Estadísticas

Ver todas las Estadísticas »

Informe 2013, resultados de la encuesta del sector Industrial Manufacturero

La presente publicación tiene como finalidad la difusión de los resultados de la investigación sobre "Opinión y desempeño del Sector...

Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias

Email